Todo sobre los hongos en los pies

Los hongos en los pies son uno de los padecimientos más frecuentes que una gran cantidad de personas sufre en una o varias ocasiones de su vida. En primer lugar, deterioran la estética y la imagen y en segundo, afectan la salud, así que es preciso conocer todo al respecto para tratarlos y principalmente evitarlos.

Asimismo, estos hongos causan infecciones, una de las más comunes es la del pie de atleta, esta es una infección micótica causada por los hongos dermatofitos, generalmente afectan los dedos, la planta y los bordes, en las uñas deteriora su queratina, el daño puede darse de forma parcial o total, incluso se produce el deterioro hasta en la raíz. Cabe destacar, que si no se trata a tiempo, el hongo se extiende y se produce la onicomicosis.

Causas de la aparición de los hongos

Los ambientes cálidos y húmedos promueven la proliferación de estos hongos, por ejemplo, cuando se pasa mucho tiempo usando zapatos cerrados y se produce una sudoración excesiva. También es común el contagio, a través del uso de  instalaciones públicas como piscinas, incluso el contacto con los suelos de baños públicos y en los vestuarios de gimnasios.

De igual forma, existen ciertos factores que representan un riesgo de sufrir estas infecciones, cuando se sufre de algún daño previo en las uñas o en la piel cercana a estas, también si se padece de diabetes o psoriasis.

Síntomas de los hongos en los pies

Pie de atleta

  • Picazón o sensación de quemazón de la piel.
  • Enrrojecimiento.
  • Agrietamiento.
  • Descamación.
  • Ampollas o pequeñas escamas en la planta del pie.
  • Mal olor.

Onicomicosis

  • Engrosamiento.
  • Deformación de la uña.
  • Fragilidad.
  • Cambio de coloración en las uñas a blanco, negro o amarillo.

Cómo prevenir los hongos en los pies

Evitar la aparición de estos hongos y sus correspondientes infecciones es sencillo, solo se trata de seguir ciertos pasos como:

  1. Ducharse con zapatillas de baño en lugares públicos.
  2. Utilizar zapatos que permitan que los pies transpiren.
  3. Mantener la higiene diaria y el secado completo.
  4. Usar polvos o talcos desodorantes para evitar el sudor excesivo.

En cuanto al tratamiento, se recomiendan los antimicóticos tópicos, pueden ser en crema, polvo o solución, es decir, que se aplican directamente. Es importante continuar su uso una o dos semanas después de que desaparezca el problema para evitar la reaparición. También es clave mantener los pies limpios y secos, así que se deben lavar al menos 2 veces al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *